Los triglicéridos son la forma de grasa más común en nuestro cuerpo, y sirven para proporcionar energía al organismo. Cuando la cantidad de triglicéridos es elevada, éstos son almacenados en el tejido adiposo y infortunadamente llegan hasta el torrente sanguíneo.

Los pacientes con hipertrigliceridemia presentan un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, particularmente enfermedades coronarias.

La mayoría de las personas con triglicéridos elevados desconocen su enfermedad, afortunadamente podemos prevenir de una manera sencilla su elevación.

Evita alimentos como:

 

  • Carne de cerdo

  • Embutidos

  • Carne rojas

  • Pasteles

  • Helados

  • Alimentos fritos.

Debemos medir nuestros niveles de colesterol y triglicéridos por lo menos una vez cada año y mantenerlos por debajo de 150 mg/dL.