La radiofrecuencia es un tratamiento estético  no invasivo utilizado  para erradicar la celulitis, flacidez facial y arrugas que funciona a través de la transferencia de energía en forma de calor favoreciendo la producción de colágeno en los tejidos y la eliminación de células adiposas.

Con la radiofrecuencia tripolar se calientan simultáneamente dos capas de la piel, la dermis y la epidermis, ocasionando la contracción de fibras de colágeno para dar paso a una piel más firme y con arrugas disminuidas en el rostro; asimismo en las zonas corporales elimina la grasa acumulada por medio del proceso de lipólisis, el cual descompone los lípidos y contrae las fibras de colágeno con lo que se logra una piel tonificada y más suave.

El número de sesiones dependerá del estado de cada paciente pero por lo general son de cuatro a seis para rostro y cuello,  y de seis a diez para el cuerpo. Al finalizar, el paciente podrá continuar con su rutina normal ya que es un tratamiento indoloro y no hay contraindicaciones para tomar el sol con adecuada protección.