La alimentación es uno de los factores más importantes para la salud y el bienestar de la mujer embarazada y para el adecuado crecimiento y desarrollo del nuevo ser. El embarazo representa el mayor esfuerzo al que está sometida la mujer durante toda su vida; una buena alimentación durante esta etapa es de suma importancia para que la futura madre pueda resistir el esfuerzo y su hijo nazca sano.

Alimentarse equilibradamente es muy importante ya que desde la concepción hasta las primeras etapas de alimentación al seno materno, tu bebé depende de ti para nutrirse, por tal motivo debes poner mucha atención a la cantidad y calidad de lo que comes.

A partir del cuarto mes o segundo trimestre la mujer embarazada deberá incluir un plato más de la comida que acostumbra diariamente, procurando incluir alimentos de los tres grupos (cereales y tubérculos, leguminosas, productos de origen animal, frutas y verduras).

¡Contáctanos para diseñar tu plan alimenticio personalizado y así disfrutar de esta maravillosa etapa!